Hoy, en A, B, C de la lactancia, vamos a hablar de destete. Suele ser un momento que genera muchas dudas e inseguridades en ti, ¿Será el momento apropiado? ¿Es este un motivo para destetar? ¿Va a sufrir mi bebé? ¿Cómo voy a hacerlo sin la teta?

Cada destete es único, igual que cada lactancia, cada mamá y cada bebé. Cuando el momento se acerca buscas información en internet para saber como hacerlo, que esperar, cómo llevarlo a cabo. Y esta muy bien, con este post voy a tratar de dar respuesta a dudas que suelo observar cada día en mis consultas.

Sin embargo, ten presente que puedes nutrirte de todo pero al final deberás atravesar la experiencia. Tu decidirás qué es lo que funciona para ustedes y que no, que quieres probar y que no, cómo quieres hacerlo. Confía en ti, sabrás en tu interior cuando ha llegado el momento y cómo atravesarlo.

¿QUÉ ES EL DESTETE?

El destete es el proceso que pone fin a la lactancia materna. Se inicia cuando comenzamos con la incorporación de alimentos y finaliza cuando tú o tu bebé lo deciden. Y remarco la palabra PROCESO, porque creemos que es el momento en que el bebé deja de tomar la teta, pero no es un momento puntual sino que se va produciendo paulatinamente.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
La Organización Mundial de la Salud y muchas sociedades científicas de pediatría recomiendan mantener la lactancia al menos hasta los dos años.  Y luego todo el tiempo que madre y bebé deseen. Esta recomendación esta justificada por los inmensos beneficios que la lactancia materna tiene para ti y para tu bebé.

Cuando permitimos que el niño se destete a su propio ritmo, suele producirse entre los 2 años y medio y los 7 años. Si, no pasa nada malo porque un niño mame hasta esa edad o incluso mas. Aunque en nuestra sociedad hay muchos prejuicios en relación a las lactancias «prolongadas», no hay evidencias científicas que los justifiquen.⠀⠀⠀

Si deseas mantener la lactancia todo el tiempo que tu bebé/niño quiera, hazlo sin miedo y con plena confianza. No le causarás ningún daño, a pesar de todo lo que puedas oír por ahí.

¿ES NECESARIO DESTETAR?

Cuando decides respetar el ritmo de tu hijo, no es necesario que hagas nada especial para «destetar». Será un proceso natural, donde poco a poco irá espaciando las tomas hasta que un día ya no mamará mas. Los dos irán viendo que el proceso llega a su fin y lo irán elaborando e integrando poco a poco y de manera natural.

Durante este proceso puedes encontrarte presiones para forzar el destete. Puede ser por parte de tu pareja, la familia extensa, conocidos, la escuela o incluso profesionales de salud. Es así como surge la duda de si es realmente necesario destetar por el motivo que te están diciendo.

¿Esto justifica un destete?

Hay situaciones médicas que pueden justificar un destete. Una enfermedad grave de la madre, HIV, algunos fármacos, lesiones de herpes en el pezón, tuberculosis multirresistente en la mamá.

En cambio, otras veces la recomendación de destetar se basa en prejuicios u opiniones personales, y realmente no es necesario hacerlo:

  • El bebé que «no come bien» o crece en un percentil bajo. Suspender la lactancia no ayudará a que el niño coma mas, y estaríamos quitándole un aporte importante, la leche materna es un tejido vivo que regula la respuesta metabólica e inmunológica de tu bebé.
  • Cuando no «duerme toda la noche». Suspender la lactancia materna durante la noche no te garantiza que no se despertará, el sueño tiene su propio ritmo madurativo.
  • Para que «sea mas independiente». Los niños son emocionalmente dependientes de sus adultos de referencia durante muchos años, hayan recibido lactancia materna o no. Hay estudios que nos indican que la lactancia materna prolongada se relaciona con menos ansiedad y problemas mentales durante la adolescencia.
  • Porque «ya es mayor». Cuando dejamos el proceso natural, el destete suele producirse entre los 2,5 y los 7 años. Este argumento, que empezamos a oír desde los 6 meses casi, no tiene ninguna evidencia científica ¿Quién decide que «ya es mayor»?
  • Evitar caries. La lactancia materna no ocasiona caries. Sin embargo, es necesaria una correcta higiene dental, respetando al menos media hora tras el cepillado antes de ofrecerle la teta.
  • Para que «se relacione mas con otros». Es normal que tu bebé prefiera estar contigo, eres su principal figura de apego y seguridad. Todos los bebés sanos, independientemente de su alimentación, se relacionan con otras personas cuando su desarrollo lo permite. Si un bebé tiene dificultades para relacionarse hay que valorar con un especialista si no estamos frente a un trastorno del desarrollo.
  • Si sufres depresión o ansiedad. La lactancia es un factor de protección para ti y para tu bebé, y existen opciones de tratamiento farmacológico compatibles con la lactancia.
  • Cuando necesitas un tratamiento o procedimiento médico. Puedes consultar su compatibilidad con la lactancia en www.e-lactancia.org.

¿Y qué pasa si soy yo la que no quiere continuar?

Antes te conté las recomendaciones oficiales. Ahora bien, ni la OMS ni las sociedades científicas viven en tu casa. La lactancia materna es muy bonita, placentera, un momento de encuentro especial con tu bebé. También puede ser agotadora y demandar mucho de ti.

Si sientes que ha llegado el momento de destetar, tenga la edad que tenga tu bebé, es tu derecho hacerlo sin culpa, sin miedo y con confianza en ti, en tu bebé y en vuestro vínculo. No necesitas el permiso de nadie para destetar, TU CUERPO —> TU DESICIÓN.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Para atravesar el destete con éxito es clave que estés segura de que es lo que realmente quieres. No lo hagas por presión de tu pareja, de tu familia, por agotamiento, por miedo o por prejuicios ajenos a tí. Deja fluir las emociones que surjan en ti y en tu bebé.⠀⠀⠀⠀

¿CUÁL ES EL MEJOR MOMENTO PARA DESTETAR?

No hay una respuesta adecuada para esta pregunta. El mejor momento es el que tu decidas.

Personalmente, creo que no es bueno «aguantar». Te recomiendo escucharte mucho, observarte y respetarte. A veces sucede que, ya sea por las recomendaciones oficiales o por tus expectativas previas, no te permites atender a ese deseo que va surgiendo y aguantas para cumplir un objetivo. Pero llega un punto que el malestar es tan grande que necesitas terminar ya y no puedes tener asertividad a la hora de atravesar el proceso.

Se suele recomendar que el destete no coincida con otros cambios importantes, como la vuelta de mamá al trabajo, el inicio del colegio o guardería, dejar el pañal, cambiar al bebé de habitación, situaciones de pérdida o duelo en la familia. Y es verdad que afrontar un cambio a la vez puede ser mas fácil, pero como en todas las recomendaciones, que en general sea así no significa que en tu caso lo sea. Confía en ti y en tu criterio a la hora de decidir el mejor momento para hacerlo.

«Estoy agotada»

Uno de los motivos mas frecuentes por el cual comenzamos a plantearnos el destete es el agotamiento. Los primeros meses las tomas son largas y frecuentes. La sensación es que está todo el día tomando la teta y lo aceptamos como algo normal, porque es su único alimento. Creemos que al crecer e iniciar con los alimentos la demanda va a ir disminuyendo progresivamente.

Van pasando los meses, tienes integrada la lactancia en tu día a día, y descubres que la teta no solo es alimento. Te sirve para todo, para conectar, para dormirlo, para enlazar sueño cuando se despierta por la noche, para calmarlo, para gestionar rabietas y frustraciones, para tener esos minutos de paz que necesitas a veces… y así podría seguir, ¿no?

¿Resultado? La demanda no solo no disminuye sino que por momentos aumenta, los meses van pasando y el cansancio acumulado se va haciendo notar. La frustración de las expectativas no cumplidas hace acto de presencia y muchas veces el destete se presenta como la única alternativa posible.

¿Que puedes hacer frente al agotamiento?

Gestiona tus energías haciendo del descanso una prioridad. Delega las tareas que puedas de logística del hogar y déjate ayudar en el cuidado de tu bebé para descansar o recuperar un poco de tu espacio. Si ya te sientes cansada identifica la causa real y valora la posibilidad de hacer otros cambios:

  • ¿Duermes poco por la noche? Hacer siesta durante el día puede ayudarte a afrontar mejor la noche.  Valora vuestras rutinas de sueño, a ver que cambios pueden hacerse para facilitar el descanso.
  • ¿Necesitas tiempo para ti? Es completamente válido. Busca alternativas, alguien que cuide un tiempo de tu bebe. Quizás consiguiendolo el destete ya no te parece tan necesario.
  • Después del año empieza poco a poco a construir el vínculo con tu bebé con otras herramientas. Intenta reemplazar una toma con presencia, mirada, abrazos, palabras, juegos compartidos. Se trata de ir experimentando qué les funciona.

Pequeños cambios en las rutinas diarias pueden conseguir que sientas la demanda de tu bebé mas manejable, recuperes tiempo para ti y descansas mejor. Tal vez, ves que el problema no era la lactancia y ya no te apetece destetar. Y si en ese mirar hacia adentro sientes genuinamente el deseo de destetar no te preguntes si el cansancio es un motivo válido.

No necesitas motivos para destetar, como tampoco los necesitas para dar un abrazo, para besar, para tener sexo. La lactancia materna no es una obligación, lo haces porque quieres, porque lo disfrutas, porque te apetece y cuando el cuerpo te dice que ya no quieres continuar no necesitas «motivos válidos». Tu deseo es el motivo válido.

¿Y si me equivoco?

Si te escuchas a ti misma no te equivocarás. Quiero decir, en ningún caso atender a tus necesidades es un error.

Ahora, puede que conforme vayas avanzando en el proceso tus sentimientos cambien. Quizás te des cuenta que no era lo que querías o veas que tu bebé lo lleva peor de lo que esperabas y cambias de opinión. No pasa nada. Iniciar el destete como un proceso gradual te permite esto, sentirte y actuar en consecuencia. Si ves que no es el momento siempre puedes volver atrás y esperar hasta mas adelante.

MIEDOS HABITUALES FRENTE AL DESTETE

¿Qué pasará con el vínculo?

Con la lactancia materna se genera un vínculo muy especial con tu bebé. Por eso, uno de los miedos más frecuentes en el momento del destete es perder este vínculo.

Pero la lactancia materna no es el vínculo. Es una herramienta que ayuda a la construcción del vínculo, porque implica mucho contacto físico, miradas a los ojos e interacciones, muchas veces al día durante varios meses o años. En cada toma vuestros cuerpos liberan oxitocina, que es una de las principales hormonas implicadas en los vínculos afectivos.

Durante el destete queda atrás esta herramienta, tan potente como eficaz, que no solo alimenta sino que cura todos los males. El vínculo en cambio permanece y se expande, crece día a día con cada mirada a los ojos, cada abrazo, cada consuelo y cada momento feliz compartido con tu bebé.

Un recurso para trabajar este aspecto durante el destete es el cuento La Fiesteta, de Miriam Tirado. Utiliza una nube como metáfora del vínculo y al leerlo y releerlo ayuda tanto al bebé como a la mamá a ir integrando este concepto de permanencia del vínculo casi sin darse cuenta.

No quiero que mi bebé sufra

Un miedo habitual al plantearte el destete es que tu bebé sufra, que lo pase mal porque tu has decidido terminar con la lactancia. Es un miedo que genera mucha culpa, ninguna madre quiere ser la causa de un malestar en su bebé. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Para tu bebé, tu y tu teta son lo mismo, no existe la una sin la otra, y es que la teta está pegada a tu cuerpo y puede ser difícil comprender que no habrá teta pero sigue estando mamá.

Además, el «momento teta» es de mucho placer, de encuentro, de cercanía, de conexión, por eso es difícil que acepte fácilmente y sin rechistar que eso se termina. Hay bebés que lo aceptan muy bien y se adaptan rápido y hay otros a los que les cuesta mas. Y te lo harán saber de todas las maneras posibles, llorando, pataleando, gritando, enfadándose, pegando, mordiendo.

TU BEBÉ NO SABE QUE PUEDE EXISTIR MAMÁ SIN TETA, TU SI

Para tu bebé la teta eres TU. No concibe que puede existir mamá sin teta, que puede calmarse o dormirse sin teta, que puede haber otras formas. Por eso su reacción negativa frente al destete es normal. El no lo sabe, pero tu si. Tu sabes que seguirás estando ahí, que puede aprender a calmarse y dormirse de otra forma, y puedes acompañarlo a atravesar todo ese caos emocional brindándole presencia, seguridad y confianza.

Y me dirás, «si, pero en el momento de verlo así me siento mal, me siento culpable, no lo puedo sostener y termino dándole». Te entiendo, a veces no es fácil aceptar y acompañar una frustración tan grande. En este caso, como siempre, escúchate mucho porque tu tienes las respuestas.

ESTO PUEDE AYUDARTE SI QUIERES DESTETAR

Si realmente quieres destetar, porque el cuerpo te dice que ya no mas, quizás puede ayudarte saber que:

  • La lactancia materna es cosa de dos, tuya y de tu bebé. Tu también estas en la ecuación y tus sentimientos son válidos, tienes derecho a decidir destetar. TU CUERPO, TU DESICIÓN.
  • No le estás «quitando» nada, no es «su teta». La teta es tuya y le diste un gran regalo compartiéndola con él/ella todo este tiempo, un regalo que estará para siempre integrado en su ser y lo acompañará toda la vida.
  • Su reacción es normal y esperable. Puedes acompañarlo validando sus sentimientos, poniendo palabras a sus emociones y demostrándole con tu cuerpo que sigues estando ahí, con mirada, con abrazos, con caricias, con cosquillas, con canciones, con juego.
  • Confía en tu bebé, en su resiliencia, en que es capaz de atravesar el destete y que encontrarán nuevas formas de vincularse.
  • Acoge todas las emociones que puedan surgir. Tener una desición firme y clara y acompañar a tu bebé con amor no significa que no habrá tristeza, enfado, sentimiento de pérdida, inseguridad por lo que vendrá. Acepta que estos sentimientos pueden aparecer, que ambos son capaces de atravesarlos y que eventualmente pasarán.

Mantenerte firme en tus límites y tus desiciones, confiar en ti, en tu bebé y en vuestro vínculo y acompañar sus emociones y las tuyas te permitirá transformar la pérdida que implica el destete en crecimiento y autoestima para los dos.

¿Cómo voy a hacerlo sin la teta?

La teta es un gran recurso que sirve para todo. Y para todo la utilizamos.

Es rápida, cómoda y efectiva 😄. Por eso, puede que pensar en el destete se te haga un mundo, porque ¿Cómo vas a hacerlo sin la teta? Plantearte tu día a día sin teta puede que te resulte abrumador, te genere inseguridad o miedo.

DESARROLLANDO NUEVAS HERRAMIENTAS

Algo que a mi me resulta útil es elegir una situación, por ejemplo aburrimiento, y decidir que a partir de ahora vas gestionar el aburrimiento sin teta. No con la intención de destetar, sino con el único objetivo de conectar con tu bebé de otra manera. No están perdiendo nada, están ganando nuevas formas de vincularse.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Se trata de poner conciencia y no ofrecer la teta como primera opción. Intentar otros recursos como pintar juntos, jugar, salir a pasear o cualquier otra cosa que a ti se te ocurra. Al principio probablemente te cueste. Quizás lo que propusiste no funciona y al final resuelves con teta. No pasa nada porque no estás buscando destetar, solo tener mas recursos para gestionar el aburrimiento. Al cabo de unas semanas esos nuevos recursos estarán integrados y puedes hacer lo mismo para otra situación.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Y así, verás como las tomas van disminuyendo porque tu bebé aprende que tiene otros recursos además de la teta para conectar contigo. Cuando finalmente decides el destete ya tienes muchas formas nuevas de conectar con tu bebé que puedes utilizar.

¿ESTO ES UN DESTETE? HUELGAS DE LACTANCIA

Puede pasar que tu bebé un dí­a, de repente y sin causa aparente, rechaza el pecho y se niega a mamar. Esto es una huelga de lactancia. Suelen durar de 2 a 7 días y una vez superada la causa la lactancia se puede retomar.

Puede confundirse con un destete natural, por deseo del bebé, la principal diferencia es que el destete suele ser progresivo, a lo largo de varios dí­as o semanas las tomas van disminuyendo y el bebéesta tranquilo. En cambio una huelga de lactancia es inesperada, tu bebé mama con normalidad un día y al siguiente se niega en rotundo a mamar, y puede que esté irritable, enfadado, de mal humor.

¿Cuáles son las causas de una huelga de lactancia?
  • Problemas de tu bebé: Mucosidad nasal que le impide respirar mientras toma teta, lesiones en la boca (aftas, inflamación, salida de los dientes) que ocasionan dolor, dolor de oído, dolor en el cuello (ganglios inflamados, tortícolis), dificultades de succión (confusión tetina-pezón, anquiloglosia), distracciones con el entorno (sobre todo a partir de los 3 meses), miedo asociado a la lactancia (por ejemplo por un grito de mamá tras un mordisco).
  • Cambios en tí: hormonales (nuevo embarazo, reinicio de la menstruación, ovulación), en el olor de mamá (nuevo perfume o productos de higiene personal), en el sabor de la leche (por algún alimento nuevo, medicamentos o por una mastitis por ejemplo), cáncer de mama (no es nada frecuente pero vale la pena valorarlo sobre todo si el rechazo es a un pecho específicamente).
  • Cambios en el entorno o situaciones de estrés, como una mudanza, cuando la mamá vuelve a trabajar fuera de casa, iniciar la guardería, separaciones o duelos en la familia.⠀⠀
¿Que puedes hacer?
  • Lleva tu bebé al pediatra, que valore si hay algún problema (infecciones de vías altas, otitis, dolor en el cuello, lesiones en la boca) que requiera tratamiento.
  • Trata de identificar otras posibles causas ¿Ha vuelto la menstruación? ¿Has cambiado tus productos de higiene personal? ¿Has comido algún alimento nuevo? ¿Te ha dado un mordisco y has gritado o te has enfadado? ¿Ha habido alguna situación de estrés en vuestro entorno? Si tienes dudas acércate a tu médico para descartar obstrucciones, mastitis u otros problemas en el pecho.
  • Date espacio y expresa todas las emociones que puedan surgir. Puede que te sientas culpable, enfadada, impotente, triste e incluso puedes sentirte rechazada por tu bebé, abandonada o traicionada. Aunque sepas que no es realmente así, esos sentimientos están ahí y es importante que los aceptes y los expreses sin juzgarte.
  • Durante el tiempo que tu bebé no mame haz extracciones regulares de leche, para mantener tu producción y poder ofrecer esa leche a tu bebé, preferiblemente no con biberón.
  • NO PERSIGAS A TU BEBÉ CON LA TETA NI LO OBLIGUES A MAMAR. Sé que puede ser difícil, pero esto solo empeorará la situación.
  • Practica mucho piel con piel, juega, bañarse juntos sin otro objetivo que disfrutar del momento.
  • Ofrécele la teta por la noche, cuando están dormidos suelen aceptarla mejor.
  • Elige lugares tranquilos, con poca luz y poco ruido.
  • Prueba diferentes posiciones, si la causa es dolor cambiar la posición puede ayudar.
  • No hay que restringir otros alimentos, esto no hará que vuelva a mamar.

 

YA LO TENGO DECIDIDO, ¿COMO LO HAGO?

Ya te tomaste tiempo para escucharte, sentirte, observar a tu bebé, ir desarrollando nuevas herramientas para vincularse, ves que te encuentras cómoda y sientes que ya es el momento adecuado. Ahora la pregunta es ¿Cómo lo hago? Vamos a hablar un poco de diferentes estrategias para afrontar el momento del destete, ya sea solo un destete nocturno o bien un destete total.

Destete nocturno

La falta de sueño es la prueba de amor mas grande a la que nos somete la maternidad. Los bebés tienen una estructura de sueño diferente a la de los adultos, con menos fases y ciclos de sueño mas cortos, que va madurando a lo largo del tiempo hasta aproximadamente los 6-7 años. Esto ocasiona que tengan numerosos despertares nocturnos, que generalmente resuelves con teta.

Al principio lo llevas relativamente bien, pero cuando cuando va pasando el tiempo el cansancio se hace notar. No conseguir un sueño reparador por las noches puede afectar tu ánimo y nivel de energía, tu humor, tu tolerancia y paciencia, tu capacidad de atención y memoria. Por eso muchas veces no deseas un destete total, pero necesitas descansar mejor, y es cuando te planteas el destete nocturno. En este caso es importante tener en cuenta que:

  1. Destetar a tu bebé por la noche no garantiza que deje de despertarse, simplemente que te permitirá descansar un poco mejor al repartir la atención durante la noche con otros cuidadores, por ejemplo tu pareja.
  2. No es recomendable hacerlo antes del año de vida, cuando la leche todavía es el principal alimento. Las tomas nocturnas aportan una fracción considerable de la ingesta diaria de tu bebé y se asocian con la producción de leche, ya que la prolactina hace un pico por la noche. Suspender las tomas nocturnas antes del año puede comprometer tu producción.
¿Cómo hacerlo?
  • Durante algunas noches presta atención a las tomas nocturnas de tu bebé. Intenta identificar las tomas que hace succión nutritiva y realmente come y aquellas que solo hace succión no nutritiva y vuelve a conciliar el sueño rápidamente. A continuación intentas en las tomas que no come, ayudarle a conciliar el sueño de otra manera antes de ofrecerle teta, por ejemplo con arrullos, canciones, mecerlo, golpecitos suaves y rítmicos. Si no funciona, antes que se despierte ofreces teta y lo vuelves a intentar la noche siguiente. Al cabo de algunas noches suele funcionar y puedes disminuir las tomas considerablemente.
  • El cuento «La teta cansada»: lo puedes descargar de forma gratuita aquí. Lo leen juntos durante un par de semanas. Una noche le explicas que la teta está cansada y no podrá volver a tomar hasta la mañana siguiente. Algunos niños lo aceptan muy bien y otros no tanto.
  • El «plan padre»: Consiste en explicar al niño que mamá y la teta necesitan descansar y que papá lo acompañará durante la noche, ayudándole a conciliar el sueño nuevamente. Para que funcione papá y bebé deben tener un vínculo estrecho y el bebé debería poder consolarse con papá en otras situaciones.
  • Es recomendable intentarlo durante vacaciones o en fin de semana, es probable que pasen unas cuantas noches durmiendo mal y tener que madrugar y trabajar al día siguiente puede no ser agradable. Además, así durante el día puedes ofrecerle un extra de mimos, juegos, conexión, para ayudarle a comprender que sigues ahí.

Lo mas importante, observa a tu bebé y a ti misma, tu instinto te dirá si vas bien. Elije una estrategia, o una combinación de ellas, y pruébala durante varios días. Es improbable que funcionen a la primera, ambos necesitarán un tiempo para adaptarse. Llegará un momento en que tu bebé comprenderá que puede mamar durante el día pero no por la noche.

Destete total

Es importante tener en cuenta la edad de tu bebé. Si tu bebé es menor de un año deberás ir reemplazando de forma progresiva tomas con fórmula artificial específica para bebés. Recuerda que el primer año de vida la leche es el alimento principal para el bebé. Es importante que reciba todo lo que necesita desde el punto de vista nutricional.

Los bebés pequeños tienen menos habilidad para transmitir sus emociones, aunque eso no significa que no sientan igual que un niño mas grande. No va a hacer un berrinche como tal. Puede que coma menos, se despierte mas que lo habitual, pida mucho mas brazos, este mas lloroso sin otro motivo aparente. Trates de compensar los momentos de teta con mucha conexión y contacto físico, piel con piel, bañarse juntos, masajes, caricias, para transmitirle seguridad.

En caso de bebés mas grandes no es necesario reemplazar todas las tomas por suplementos. Ya tendrá una alimentación mas variada. Se trata de ir disminuyendo las tomas en forma progresiva, dejando para el final aquellas que son mas críticas para tu bebé, como la toma de ir a dormir por ejemplo.

En todos los casos, sin importar la edad de tu bebé, es importante que le expliques lo que va a pasar, por qué y cómo van a hacerlo. No siempre va a entender lo que le digas, pero si entiende la forma y tus emociones. Habla con tu bebé, explícale que puede que no sea fácil pero que estarás ahí, que lo pasarán juntos y que todo estará bien.

¿Cómo hacerlo?
  • Tomar consciencia de las tomas que tu ofreces por una necesidad tuya, por ejemplo para descansar poco porque tu niño es muy movido y en la teta se relaja, y buscar otras estrategias para gestionar esas necesidades. A esto es a lo que se refiere lo de «No ofrecer, no negar», que es una estrategia que toma mucho tiempo y puede no funcionar bien en niños muy demandantes.
  • Presta atención a tu actitud y tu forma de estar con tu bebé. A veces, detrás de niños que demandan teta «todo el tiempo», podemos encontrar una mamá muy cansada, quemada podría decir. Cuando relegamos por tanto tiempo nuestra propia necesidad de espacio personal en favor de estar con nuestro bebé siempre, puede pasar que «estamos pero no estamos». Es decir, físicamente estas ahí pero no estas realmente presente, y pedir teta puede ser una forma de tu bebé de conectar, de tener presencia. En estos casos, buscar la forma de tener un poco de «tiempo para ti» puede hacer maravillas.
  • Limitar el lugar donde puede tomar el pecho, «solo tomaremos el pecho en casa» o el tiempo de las tomas, «solo tomaremos el pecho hasta contar 10».
  • Ofrecer alimentos o bebidas en reemplazo de las tomas.
  • Evitar situaciones en las que sabes que tu bebé pedirá teta, por ejemplo si pide cada tarde a cierta hora que te ve en el sofá, a partir de ahora trata de hacer una rutina diferente, a esa hora salir a pasear o jugar en otra habitación por ejemplo.
  • Observa vuestras rutinas diarias, estoy segura que mas allá de lo que yo pueda decirte o tu puedas leer, con imaginación y creatividad puedes encontrar tus propias estrategias para ir quitando tomas.
  • Deja fluir las emociones y acompaña a tu bebé si demuestra malestar, aceptando como normal cualquier emoción que pueda surgir en los dos, han de atravesar un duelo, estas emociones pasarán.

CUIDARTE DURANTE EL DESTETE

Hasta ahora hemos hablado de destete lento y gradual, de construir nuevas formas de vincularnos, de acompañar las emociones. Así escrito parece muy fácil y bonito, aunque en la práctica no siempre lo es.

Hay veces, en las que por diferentes motivos y circunstancias, toca enfrentarse a un destete abrupto, de un día para otro, de todo a nada. Esto puede ocasionar algunas complicaciones:

  • Cuando el destete es gradual tus pechos se van adaptando poco a poco a producir cada vez menos, y no suelen presentarse complicaciones. Si lo haces de forma abrupta tus pechos siguen produciendo lo que tu bebé tomaba el día anterior, por lo que pueden producirse ingurgitaciones, mastitis e incluso abscesos. Para evitar estas complicaciones es importante que vigiles tus pechos y si sientes dolor o zonas induradas realices extracción MANUAL, para drenar el pecho lo justo para sentir alivio, no mas. No se recomienda colocar fajas, vendar ni comprimir el pecho con sujetadores apretados, tampoco disminuir tu ingesta de líquidos.
  • Las dos hormonas principales relacionadas con la lactancia, prolactina y oxitocina, causan también sensación de calma y bienestar. La disminución brusca de los niveles hormonales puede causarte sentimientos negativos, ansiedad, tristeza e incluso precipitar una depresión. Particular cuidado deberían tener las mamás que tienen antecedentes de depresión.
¿Cómo atravesar un destete abrupto?
  • Se compasiva contigo, estas haciendo lo mejor que puedes con las circunstancias que tienes.
  • Busca apoyo y contención para los dos en las personas que los quieren, y si ves que está resultando particularmente difícil para ti busca ayuda especializada. NO TIENES QUE HACERLO SOLA.
  • Ten mucha paciencia con tu bebé, puede encontrarse desconcertado, inseguro respecto de tu amor, mas irritable, con mas rabietas, poco a poco y con amor lo integrará, confía.
¿Sirve la pastilla para cortar la leche?

La Cabergolina, Dostinex es su nombre comercial en España, es un fármaco que impide el aumento de prolactina en sangre y por ese mecanismo puede inhibir la producción de leche materna. Es mas efectivo cuando se administra inmediatamente después del parto, por ejemplo cuando la mamá desea no dar el pecho a su bebé, impidiendo el inicio de la producción de leche (la subida/bajada de la leche).

Una vez que la lactancia está establecida, la producción de leche no depende de los niveles de prolactina, sino que se regula en la glándula mamaria según la demanda de tu bebé. Por este motivo la Cabergolina no es efectiva para disminuir la producción de leche durante el destete. Cuando se produce un destete natural, o cuando lo diriges tu pero lo haces de forma gradual y progresiva, la propia glándula se regula produciendo cada vez menos leche y no suele presentarse complicaciones.

Si haces un destete abrupto, de un día para otro, la glándula continua produciendo la leche que tu bebé estaba tomando y puede dar lugar a complicaciones como ingurgitación, mastitis o abscesos. La Cabergolina NO ES EFECTIVA PARA PREVENIR ESTAS COMPLICACIONES.

NADA SE PIERDE, TODO SE TRANSFORMA

Afrontar un destete puede ser difícil porque muchas veces tenemos un sentimiento de pérdida, dejar atrás la lactancia implica un duelo por lo que ahora es y ya no será. Por esa forma de vincularnos, por esa herramienta que nos facilita tanto la vida, por ese momento de «intimidad», esas miradas tan intensas y el calor de ese cuerpo pequeñito.

Mi experiencia, tanto personal después de 5 años repartidos en dos lactancias y de atravesar dos destetes, como profesional acompañando a muchas mamás en sus procesos, es que la forma en la que lo vemos, el discurso que nos decimos en relación al destete, afecta mucho la forma de atravesarlo y vivirlo. Por eso, si bien se que es importante acoger todos los sentimientos que pueden surgir, no me gusta mucho la idea generalizada del destete como un final, como algo triste, que da por hecho que nos va a costar mucho y todos vamos a sufrir.

TU PUEDES ELEGIR EL SIGNIFICADO QUE LE DAS A VUESTRA LACTANCIA Y A VUESTRO DESTETE

La lactancia es una etapa en la relación con tu bebé, maravillosa, que te facilita consolidar un vínculo estrecho y seguro y que te da muchísimo mas que lo que te cuesta llevarla adelante. Pero es eso, una etapa. Vendran otras igualmente maravillosas, desafiantes, difíciles y que les darán muchísimo también a toda la familia. El destete no es el fin del vínculo con tu bebé, puede incluso ser hasta enriquecedor para los dos, que se descubrirán de otra forma, se encontrarán de otra manera y continuarán disfrutándose toda la vida.

Afrontar el destete respetando tus deseos y acompañando a tu bebé te libera de culpas. Al final lo que queda es agradecimiento. Agradecimiento por el gran privilegio de haber disfrutado la lactancia y muchas ganas de descubrir lo que la vida les traerá ahora.

COMPARTE TU EXPERIENCIA

Cada destete es único, y todas las experiencias son válidas. Compartir cómo lo pensamos, sentimos, lo hicimos, como resultó ayuda a otras mujeres a verse reflejadas. Les da confianza para dar el paso con tranquilidad. Por eso me encantaría que en los comentarios me dejes tu experiencia, tus dudas o lo que sientes respecto al destete. Y si crees que este contenido puede ayudar a alguien me sentiré feliz de que lo compartas.

PUEDO ACOMPAÑARTE EN TU CAMINO

Si estas pensando en el destete, tienes dudas o no sabes bien como afrontarlo, puedo acompañarte. Tanto en mi consulta de Barcelona como de forma online. Escríbeme y concertamos una cita, para mi será un placer  compartir esta etapa contigo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies