Leche materna, ¿Es realmente lo mejor para tu bebé? ¿Qué es lo que la hace única?

En este artículo vamos a conocer los diferentes componentes de la leche materna, para poder entender por qué ningún tipo de fórmula artificial puede reemplazarla.

 

COMPOSICIÓN DE LA LECHE MATERNA

La leche materna tiene todos los nutrientes que tu bebé necesita, pero es mucho mas que un alimento.

Es un tejido vivo, que cambia su composición de una madre a otra, en las diferentes etapas de la lactancia, en distintos momentos del día, según la frecuencia de las tomas, o incluso en caso de que tu bebé se enferme.

La leche que se sintetiza los primeros días después del parto es el calostro. Entre los días 5-15 aproximadamente se produce leche de transición. A partir de los 15 días se produce la leche madura.

Hoy nos vamos a centrar en la composición de la leche madura.

Esta formada en un 88% por agua, pudiendo aumentar la proporción de agua en función de las necesidades del bebé.

Tiene un perfil único de proteínas, hidratos de carbono y lípidos, que mas alla de sus propiedades nutricionales, cumplen funciones biológicas muy importantes.

Además contiene células, material genético y una flora bacteriana específica.

 

leche materna infografía

 

LAS PROTEÍNAS

Las proteínas de la leche están constituídas en un 40% por caseína y en un 60% por lo que llamamos proteínas del suero.

Este último grupo está formado por varias proteínas diferentes, que cumplen funciones muy importantes para el crecimiento y desarrollo del bebé:

  • Enzimas, que ayudan a la digestión de los diferentes componentes de la leche.
  • Proteínas que facilitan la absorción calcio, hierro, zinc y vitaminas.
  • Inmunoglobulinas, son anticuerpos específicos contra todas las infecciones que hayas pasado, o te hayas vacunado.
  • Lactoferrina: es una proteína activa contra bacterias, virus y hongos.
  • Factores de crecimiento, que ayudan a la maduración y reparación intestinal.
  • Eritropoyetina, es una hormona que favorece la formación de glóbulos rojos y previene la anemia.
  • Adiponectina y leptina, son hormonas relacionadas al consumo de energía, la composición corporal y el control del apetito.
  • Citoquinas, son péptidos que aumentan o disminuyen la inflamación. Predominan las anti-inflamatorias, mejorando la tolerancia intestinal.
  • Insulina y otras hormonas, cuyas funciones aún no están del todo claras.

 

LOS HIDRATOS DE CARBONO

La leche materna contiene dos tipos de hidratos de carbono, la lactosa y los oligosacáridos.

Lactosa

La lactosa es el principal, de ella procede el 40% de la energía. Favorece el crecimiento de lactobacilos y, según investigaciones recientes, podría inducir la expresión de genes en las células intestinales para fabricar péptidos antimicrobianos.

Oligosacáridos

Son tan abundantes en la leche materna como las proteínas. Hay mas de 200 diferentes y cada mamá tiene una combinación únicade ellos, que viene determinada genéticamente.

Aunque no pueden ser digeridos por el bebé cumplen funciones muy importantes:

  • Actúan como prebióticos, es decir, son alimento para las bacterias intestinales, favoreciendo una flora intestinal saludable.
  • Aportan ácido siálico, que es fundamental para el neurodesarrollo del bebé.
  • Se adhieren a las membranas del tubo digestivo impidiendo la adherencia de bacterias patógenas.
  • Son eliminados en la orina, impidiendo la adherencia de bacterias en las vías urinarias.
  • Modulan la expresión de diferentes genes en las células intestinales, relacionados con la respuesta inmunológica, de modo que inducen tolerancia y disminuyen la posibilidad de alergias.

 

LOS LÍPIDOS

Las grasas son el componente mas variable de la leche materna. Representan la principal fuente de energía para el bebé.

Se encuentran en la leche envueltos en una membrana que proviene de las células de la mamá, formando pequeños glóbulos.

Estos glóbulos llevan en su interior restos de las células maternas, incluido material genético. Y en su membrana la combinación de proteínas única de la mamá.

Los más importantes son los ácidos grasos poliinsaturados, porque el bebé no los puede fabricar. La cantidad de los mismos es variable en función de la dieta de la mamá.

 

LAS CÉLULAS

La leche materna contiene gran cantidad de células de diferentes tipos, células epiteliales, leucocitos y células madre.

El papel de las células madre en la leche materna de momento es desconocido.

Existen diferentes tipos de linfocitos y su cantidad es variable, el calostro puede llegar a tener hasta 750.000 leucocitos por ml. En cambio la leche madura tiene entre 200 y 260.000 leucocitos por ml. Esto significa que el bebé recibe cada día entre 100.000 y 351 millones de leucocitos.

Cuando la mamá se enferma, por ejemplo tiene una gripe, una neumonía o una mastitis, el número de leucocitos de la leche aumenta pudiendo alcanzar los niveles del calostro.

Lo mismo cuando se enferma el bebé. Aunque la mamá este sana, de algún modo que todavía no se conoce claramente, la glándula mamaria detecta que el bebé esta enfermo y responde multiplicando el número de leucocitos de la leche.

El mecanismo por el cual los leucocitos maternos no atacan las células del bebé y el sistema inmunológico del bebé no destruye los leucocitos maternos es desconocido.

Los leucocitos de la leche cumplen funciones localmente en el intestino, «comiéndose» bacterias patógenas y estimulando el desarrollo del sistema inmune. Además, se ha demostrado que atraviesan la mucosa intestinal y a través de la sangre llegan a los ganglios linfáticos, el hígado, el bazo y el timo, donde también actúan.

 

MATERIAL GENÉTICO

La leche materna contiene pequeños fragmentos de material genético de la mamá, tanto en las células como en forma libre o contenidos dentro de los glóbulos de grasa. Estos fragmentos están asociados a una enzima que les permitiría incorporarse al ADN del bebé. La cantidad de los mismos varía en cada toma de forma similar a los lípidos, es decir, hay mas cantidad en la parte final de la toma.

Hacen falta muchos estudios para comprender sus mecanismos de acción. Están relacionados con la producción de leche en la glándula mamaria, con la respuesta inmunológica, el crecimiento, el desarrollo, diferentes procesos metabólicos, la reproducción y actividades reguladoras de la función de distintas enzimas.

Una de las vías sobre las que actúan es el sistema reina-angiotensina, un sistema hormonal que controla el balance de líquidos en el cuerpo y la presión sanguínea. Regulando este sistema podrían actuar sobre el comportamiento alimentario y el apetito del bebé.

Es un tema muy complejo, del que conocemos relativamente poco. La cantidad de material genético transferido es tan importante que se sabe, por ejemplo, que en caso de hacer un transplante de riñón de madre a hijo, la posibilidad de rechazo es mucho menor si el hijo fue amamantado.

De hecho, ya se está investigando si podría utilizarse la lactancia materna para terapia génica de algunas enfermedades metabólicas neonatales.

 

BACTERIAS

La leche materna contiene una flora bacteriana propia, que es diferente en cada mamá. Todavía no se sabe con certeza como llegan estas bacterias a la leche, pero se cree que provienen de la flora intestinal materna, a través de lo que se ha llamado la vía entero-mamaria. Unas células específicas del sistema inmune de la mamá captarían bacterias en la luz intestinal y a través del sistema linfático llegarían a la mama, donde las liberarían.

Se ha comprobado que la microbiota de la leche materna varía en las diferentes etapas de la lactancia y su diversidad está afectada por el índice de masa corporal de la mamá. La obesidad materna condiciona una composición diferente y menos diversa de la microbiota de la leche.

Otro factor que afecta la diversidad de la flora es el tipo de parto, las cesáreas programadas alteran la composición de la microbiota, y estos cambios persisten incluso a los 6 meses. Esto sugiere que los cambios hormonales que desencadenan el parto podrían tener un rol en la composición de la flora.

Las bifidobacterias que predominan en las cacas de los bebés que toman lactancia materna contribuyen a mejorar la capacidad de barrera de la mucosa intestinal, tienen una potente actividad anti-inflamatoria a nivel intestinal y mejoran la función inmunológica del bebé en general.

 

LECHE MATERNA, UN ALIMENTO ÚNICO PARA TU BEBÉ

Hasta aquí hemos hecho un resumen de los componentes de la leche materna. Es un tema muy amplio y del que cada día se descubren nuevos datos, pero está claro que su complejidad no puede ser replicada en ningún tipo de fórmula. De hecho, la leche materna no solo es específica de especie, sino que es específica de ti para tu bebé.

Así como cada uno de nosotros tenemos rasgos característicos que nos diferencian de los demás, cada madre sintetiza una leche única para su bebé, que no puede ser igualada por otra madre. Y por supuesto, ninguna leche artificial puede siquiera acercarse a la calidad de la leche materna.

 

Ahora me gustaría que me cuentes, ¿Conocías todas características de la leche materna? ¿Estas decidida a dar lactancia materna a tu bebé?

Si te gustó el artículo te invito a que lo compartas en tus redes sociales, difundir la importancia de la lactancia materna es vital para que toda la sociedad apoye a las madres lactantes.

 


SIGUE LEYENDO SOBRE ESTE TEMA

 

Si te interesa, te dejo aquí algunos enlaces a los artículos que utilice como referencia:

¿Te ha resultado útil? Comparte y ayuda a otras mamás 🧡

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies